Google+ Lactando amando. Crianza feliz.

jueves, 30 de julio de 2015

Abierto por vacaciones



Estimadas amigas, estimados amigos, madres, padres y lectores.

Quienes me seguís por las redes sociales seguramente ya conozcáis las causas de mi ausencia de este blog al cual, por otra parte, tanto hecho de menos. Igual que cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana, cuando lo que entran son las preocupaciones y las ocupaciones forzosas normalmente los demás trabajos y tareas salen huyendo. Y en mi caso es lo que me he ocurrido: problemas familiares, personales, circunstancias complejas, el cuidado de dos hijos que afortunadamente crecen sanos pese y fuertes y un deseo latente de seguir escribiendo, de seguir estando aquí y de manterme activa.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Todos juntos para dormir

Cuando te conviertes en madre y con el paso de los años vas recordando muchas cosas de tu infancia, incluidos esos momentos maravillosos que se han quedado grabados en tu corazón. Y esta noche me estuve acordando de la hora de dormir cuando era pequeña.

Cada noche, mis pequeños se duermen junto a mí. Casato en su cama junto a la nuestra, la pequeña entre ambos, siempre junto a su hermano....y con su teta. A mi otro lado Papaito Wawi.
Ambos me piden una mano para dormir así que una para cada uno. A veces es un poco cansado pero es una satisfacción, porque ves cómo todos sus miedos y nervios desaparecen.

Y qué queréis que os diga...en momentos tan maravillosos como este recuerdo la paz que sentía cuando dormía bien pegadita a mi madre, espalda contra espalda...o cuánto me tranquilizada la mano de mi padre en las noches que estaba nerviosa y no podía dormir.


Porque sí, dormí con ellos durante años y se lo agradeceré siempre porque me dieron la seguridad que necesité aquellos años, me dieron lo mejor a la hora de dormir: su presencia y su calor.


Y yo ahora no pienso privar a mis hijos ni una sola noche mientras ellos quieran y lo necesiten de sentirme cerca para dormir, de su teta, de la mano que protege, de los besitos en la frente, de tenerme a su lado...es un gozo verlos dormir tranquilos y felices por saber que papá y mamá están ahí para ellos.

Todos o casi todos dormimos acompañados y nos encanta. Ellos, además, lo necesitan.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Mercaderes de miserias

En los últimos años se han puesto de moda los programas de telerealidad mezclado con los programas formativos o de coaching, que mal dirían algunos. Programas en los que se nos enseña a llevar un restaurante, a dominar a un perro o a "criar" a un hijo.

Aunque estos programas pretenden mostrar una vertiente educativa, o mas bien formativa, que en muchos casos puede ser útil como ejemplo, también es cierto que son programas que sirven para desvelar miserias ajenas de relaciones que se descomponen, de posturas irrenconciliables y de comportamientos indebidos. Obviamente todo estos resulta mucho mas grave cuando hablamos de menores o de adolescentes con severos problemas, y en este caso existen dos programas en los que no suelen tener pegas de mostrar justo los momentos mas "extremos" de sus participantes porque es lo que vende. Estoy hablando, como podrás imaginar, de Supernanny y Hermano Mayor, ambos de la cadena Cuatro.



martes, 25 de noviembre de 2014

Algo se me fue contigo...mamá.

Hace tanto que no escribo en este blog...
No encontraba el momento, tengo montones de proyectos en funcionamiento que no me dejan mucho tiempo, incluyendo nuestra Asociación de Apoyo a la maternidad y la lactancia.

Pero ahora, la ocasión merece que escriba el más importante y merecido post de todo este blog.

Mi madre ha fallecido, ya no está, se marchó de nuestro lado el pasado día 13 de noviembre y desde entonces vivo en una enorme tristeza y vacío aunque en la satisfacción de que ella ya, por fin, está bien y tranquila, por fin alcanzó esa gloria tan merecida.

Este blog lo comencé a escribir para contaros mis andanzas con mi maternidad, porque la maternidad nos transforma, porque nos hace ser mejores personas, porque hace que nos demos a nuestros hijos y a los demás, nos hace más generosas, más atentas, más cariñosas, nos hace lobas, que hacen y luchan todo lo que sea necesario por nuestros hijos...

Y así ha sido mi madre toda la vida. Una luchadora, una gran luchadora desde que era niña. Ella se quedó sin su amada madre con tan solo 9 años y desde entonces no ha parado de luchar y de salir adelante de momentos muy duros y oscuros... y ha querido a sus hijos incondicionalmente, siempre, pese a todo, pese a nuestros errores. Y el día 3 de enero de este año perdió a mi hermano, a su hijo mayor y ese fue el remate que terminó de quitarle la poca vida que ya le quedaba. Sus ganas de vivir, que eran muchas, eran sus nietos y así lo ha demostrado hasta el final, el día anterior a su partida, cuando Casato y yo le llevamos su regalo de cumpleaños y estuvo riendo tanto con él.

Ha tenido siete hijos, entre ellos yo, la última, la pequeña de la casa, que llegué cuando ya nadie me esperaba y que sé que le alegré la vida después de tanto sufrimiento.

Hemos pasado momentos duros y ella siempre ha estado ahí, al pie del cañón, sacándonos adelante como ha podido junto a mi padre, siempre nos puso un plato de comida en la mesa aunque eso significara que ella se quedara sin comer, siempre nos vistió y nos llevó dignamente por la vida, nos enseñó a respetar y a que nos respetaran y siempre ha estado ahí en los malos momentos.

Tengo montones de recuerdos maravillosos de mi infancia junto a ella: cuando bailaba sobre sus zapatos, cuando la escuchaba cantar mientras cocinaba, cuando tenía paciencia infinita para dormirme cada noche y me cantaba mil canciones, aunque a veces terminara yo cantando con ella...
Recuerdo lo orgullosa que se sentía de mí cuando me escuchaba cantar o cuando hacía algo importante, cuanto me gustaba que me llevara a la cocina con ella mientras cocinaba, me encantaba estar con ella...no quería separarme de su lado. Y hasta el día anterior a su partida la he llamado cada día, simplemente por el gusto de escuchar su voz que tan grabada se ha quedado en mis oídos y mi corazón.

También tuvimos nuestras diferencias, que están tan borradas de mi corazón que no merece ni la pena recordarlas, porque todo el mundo tiene derecho a equivocarse, porque sé que siempre, pese a todo, me ha adorado y siempre he sido su niña pequeña, porque así me lo ha demostrado durante sus últimos años, en los que volví a sentir a mi madre tan tan cerca de mí que necesitaba llamarla a diario aunque fuera para escuchar su voz, la necesito como una niña pequeña...

Y para ella va hoy dedicado este post, por y para ella, en su memoria, porque ha sido una madre maravillosa que lo ha dado todo por nosotros, hasta la salud, porque ha sido una mujer envidiable, con un par bien puestos, que ha salido adelante de toda adversidad que le presentó la vida y mira que la vida se lo puso difícil.

Mamá, me alegro haber sido yo la última en hablar contigo, en poder darte las buenas noches y en desearte buen descanso, porque a la mañana siguiente, tu cuerpo descansó para siempre en paz y tú...sé que estás aquí con nosotros, porque te siento a mi lado, a nuestro lado.
Y como quise poner en tu lápida, a los ojos de todo el mundo:
Gracias por luchar tanto por nosotros.
Sin ti y todo lo que has aportado a mi vida yo no sería quien soy hoy, me siento orgullosa de ser tu hija.
Se muy feliz allá en el cielo, porque te lo mereces.
Esta canción es para ti con todo mi corazón.
Te quiero mamá.

"Algo se me fue contigo,
madre,
algo se me fue prendido,
madre,
en las alas de tu alma,
madre,
o en tu último suspiro,
madre,
esa eterna madrugada,
madre,
algo se me fue contigo,
madre.
Algo se me fue contigo,
madre,
algo siento que me falta,
madre,
las raíces de mi vida,
madre,
en tu vientre se quedaron,
madre,
en la tierra que tú abonas,
madre,
algo mío te acompaña,
madre.
Algo se me fue contigo,
madre,
las raíces de mi vida y de mi sangre"

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...